Su Santidad Dalai Lama

 

“Mi religión es la bondad”

En primer lugar, como ser humano
Su Santidad se preocupa por animar a la personas a ser felices, ayudándolas a comprender que si sus mentes están alteradas, la mera comodidad física no les traerá paz, pero si sus mentes están en paz, ni siquiera el dolor físico perturbará su calma. Su Santidad aboga por el cultivo de la calidez de corazón y de valores humanos como la compasión, el perdón, la tolerancia, la satisfacción y la autodisciplina.

En segundo lugar, como monje budista
Su Santidad se ha comprometido a fomentar la armonía entre las tradiciones religiosas del mundo. A pesar de las diferencias filosóficas entre ellas, todas las principales religiones del mundo tienen el mismo potencial para crear buenos seres humanos. Por lo tanto, es importante que todas las tradiciones religiosas se respeten mutuamente y reconozcan el valor de sus respectivas tradiciones.

En tercer lugar
Su Santidad es tibetano y como «Dalai Lama» es el centro de la esperanza y la confianza del pueblo tibetano. Por lo tanto, está comprometido con la preservación de la lengua y la cultura tibetanas, y la herencia que los tibetanos recibieron de los maestros de la Universidad de Nalanda en la India, al tiempo que defiende la protección del medio ambiente natural del Tíbet.

Consejos del su Santidad el Dalai Lama

Las tres razones principales por las cuales Su Santidad el decimocuarto Dalai Lama se ha pronunciado en contra de la propagación de Dhogyal:

  • Ese tipo de prácticas degeneran las enseñanzas vastas y profundas del budismo, en donde nuestro refugio ulterior son el Buda, el Dharma y la Sangha. Mientras que las profundas enseñanzas del Buda se basan en las dos verdades y las cuatro nobles verdades, propiciar a Dhogyal, al grado al que llegan aquellos que hacen esta práctica, degenera la practica budista convirtiéndola en un culto a espíritus.
  • Va en contra de la aproximación no sectaria de Su Santidad el Dalai Lama, en especial dentro de las tradiciones del budismo tibetano. Su Santidad practica enseñanzas de las otras tradiciones Nyingma, Sakya y Kagyu simultáneamente con la tradición Gelug e invita a otros a hacer lo mismo. Sin embargo, la práctica de Dhogyal es extremadamente sectaria.
  • El espíritu de Dholgyal tiene una larga historia de una actitud agnóstica hacia los Dalai Lamas y el gobierno tibetano que se remonta a los tiempos del quinto Dalai Lama. A lo largo de ese período, hubo una gran controversia entre las tradiciones Gelug y Sakya. De hecho, el gran quinto Dalai Lama y el gran decimotercer Dalai Lama, así como muchos otros Lamas prominentes, han expresado categóricamente los efectos dañinos de esta práctica y se han pronunciado en contra de la propagación de Dhogyal.

Del sitio web de Su Santidad el Dalai Lama
https://www.dalailama.com/messages/dolgyal-shugden
Para más información https://www.dalailama.com/